domingo, 25 de agosto de 2013

El templo y el ashram Dos

Amanecer
 Continuo resumiendo el texto de Ignis 2012-3. Comenta que una segunda manifestación de la energía hoy es  en la salud. Hay sistemas como Reiki, Respración Pránica, masaje sanador que mueven la energía a través de tocar, de imponer las manos o la intención, de comunicar energía a distancia, para curar una parte del cuerpo, para disminuir la tensión y traer salud y también a través de la autocuración.  Se les llama terapias paliativias, adicionales o alternativas. Un ejemplo es la sanación en las sesiones carismáticas de oración. Estarían de acuerdo que la mayoría de las enfermedades son psicosomáticas. Cuando estos sistemas buscan un marco teórico regresan al yoga. Esta energía es moralmente neutra. No necesitamos atribuir todos estos fenómenos relacionados a la energía para obtener la salud al Espíritu Santo. El Espíritu Santo tiene una libre soberania. Él no puede ser controlado por estas técnicas de salud.
Posteriormente el autor que comentamos, Michael Amaladoss SJ desarrolla su artículo "Yoga y energía"  en las páginas 9-14. Este jesuita es Director del Instituto para el diálogo con las culturas y las religiones, posgraduado del centro de investigación de la Universidad de Madras, del Colegio Loyola, Chennai.
Cuando hablamos del manejo de la energía regresamos necesariamente al yoga. De este modo, algunos sitemas básicos de yoga nos ayudarán a comprender el papel de la energía en la oración y la salud. 
En el yoga encontramos posturas (asanas). Ellos hacen que nustro sistema corporal consistente de músculos, nervios, articulaciones y varias glándulas funcionen bien. Pueden mejorar la circulación de la sangre y remover toxinas acumuladas por la comida, hábitos de vida, tensiones mentades como ira y tristeza. "Mente sana en cuerpo sano" es un dicho en el yoga. Quizá podamos añadir "Espíritu sano en mente y cuerpo sanos". Desde el punto de vista de la oración o meditación, un cuerpo sano nos hará capaces de permanecer sentados sin molestias por un largo periodo de tiempo. Ciertos gestos del cuerpo pueden expresar actitudes. Por ejemplo, la danza expresa alegría, la postración expresa humildad y sumisión.
Otro importante elemento del yoga es la respiración (pranah). La respiración es fuente de vida y energía al proporcionar oxígeno al cuerpo. Si la respiración circula bien en el cuerpo da a éste último buen tono. Nos sentimos bien cuando respiramos aire fresco. El cuerpo puebe absorver energía a través del universo, la luz, el agua, el calor y el frío, del sol y de la naturaleza. Podemos comunicar energía a otra persona tocándola, sin tocarla, por la intención, por el sonido, etc.
Los yoguis comentan de una energía corporal que funciona en el cuerpo físico. No es algo material que pueda ser medido o experimentado científicamente. Según el yoga hay siete centros de energía que se ubican desde la base de la columna hasta la cabeza, les llaman Chacras. Éstos se relacionan con tres canales nadis que van en el centro y a los lados de la columna vertebral. La energía pránica irriga el sistema corporal a través de 72,000 subcanales. Uno puede controlar los flujos de energía enfocando la mente y la voluntad. Así se pueden activar varios chacras si es necesario. Incluso pueden comunicar energía a distancia deseándolo y dirigiéndola. Un cirujano nunca verá los chacras y nadis en una operación, pero los practicantes de yoga parecen sentirlos.

En la tradición India, el yoga es uno de los margas o  caminos de autorealización, entre otros. Un marga no habla de algo Absoluto. La realidad es energía almacenada de varios modos. Tiene presencia cósmica. Los humanos pueden entrar en contacto con eso a través de la coronilla de la cabeza, esto requiere una gran cantidad de autodisciplina y concentración. El camino del yoga ha sido descrito en 8 pasos:
  1. Yama (código moral: no violencia, sinceridad, no robar, celibato y no codicia)
  2. Niyama (Autopurificación y estudio: pureza, contentamiento, austeridad, autoeducación y meditación sobre lo Divino)
  3. Asana (posturas)
  4. Pranayama (control de la reaspiración)
  5. Pratyahara (control de los sentidos)
  6. Dharana (concentración)
  7. Dhyana (meditación)
  8. Samnadhi (absorción en lo Universal)
Es obvio que requiere una disciplina psico-mental rigurosa. Es posible, sólo se necesita un guía. Cuando uno entra en profunda meditación y silencia la actividad de la mente consciente a través de la respiración rítmica y la concentración en un punto (imagen, frase, el acto mismo de respirar), las energías del subconsciente reprimdo pueden ser liberadas y aparecer como sueños o alucinaciones. Pueden ser estimulantes, perturbadores u opresivos. Estos deben ser manejados con firmeza y el estudiante puede necesitar ayuda de un experto. La concentración puede trambién producir una suerte de euforia que podría ser confundido con el logro espiritual y requiere la ayuda de un consejero experto. Pienso que las tradiciones del Zen y Vipassana siguen procesos muy similares pero con técnicas muy diferentes. 

Yoga y salud...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada